Luego de siete años de trabajo con parejas de novios en su diócesis, Mary-Rose y Ryan Verret se sintieron llamados a desarrollar un nuevo modelo de preparación para el matrimonio católico.

El resultado es “Witness to Love” o “Testigo del amor”, un programa de formación en el que las parejas de novios eligen matrimonios de su parroquia como mentores, para hacer juntos un itinerario de fe hacia la boda.

RYAN Y MARY-ROSE VERRET
Fundadores, Testigo del Amor
“Estas parejas y los mentores que eligieron se reúnen después de Misa, van a picnics parroquiales, son voluntarios en actividades sociales. Es genial ver que hay una relación, y que todo surge de la Eucaristía y es impulsado desde allí”.

Diez años después de fundar “Testigo del amor”, los Verret dicen que se siguen conmoviendo por las historias que les cuentan las parejas que pasan por el programa.

RYAN Y MARY-ROSE VERRET
Fundadores, Testigo del Amor
“Personas que dicen ‘mi madre era madre soltera y no tenía figura paterna, y luego elegí a esta pareja mentora en la Iglesia donde nos vamos a casar, y esa pareja nos dijo: ahora somos vuestra familia, tú eres el hijo que nunca tuvimos’. Lo vemos una y otra vez con las parejas. Necesitan más, necesitan personas reales, relaciones reales, acompañamiento real”.

Los Verret tienen cinco hijos y conocen de primera mano los desafíos de formar una familia y la importancia de cultivar relaciones con otros para superar esas dificultades. Un punto clave de su método de preparación al matrimonio.

RYAN Y MARY-ROSE VERRET
Fundadores, Testigo del Amor
«Y así, en la relación con otras parejas que están igualmente luchando pero que salen adelante, los recién casados ven que no son los únicos que enfrentan dificultades”.

Así, poniendo en el centro de la preparación matrimonial a las relaciones con otras parejas mayores, los Verret están transformando la forma en que muchos católicos se preparan para dar uno de los pasos más importantes de sus vidas.

JM

TR: CBM

Deja un comentario